PILARES

A continuación los 10 consejos para tener una fiesta segura:

Using alcohol or other drugs is never without risk

Tienes toda la libertad para disfrutar, pero intenta ser amable contigo y con tu cuerpo. No queremos sonar como tu madre, pero por favor, sé sensato con las sustancias que tomas. Lleva buena cuenta de cuánto vas tomando y cómo te va sentando. Tanto si se trata de alcohol como de drogas. Su consumo nunca está libre de riesgos y cada sustancia tiene un efecto diferente. Los riesgos se esconden en lo que tomas, dónde lo tomas, cuánto tomas y cómo reacciona tu cuerpo. Hay gente que con tres cervezas ya está alegre, y otros que necesitan diez para ir bien. Así que vete a tu propio ritmo y fíjate bien en lo que tomas. Busca información y no te creas todo lo que te cuentan. Es una gozada dejarse llevar, pero hazlo de un modo consciente. Las mejores noches son aquellas que las pasas estando en tu mejor punto. Y eso también se puede conseguir sin beber o drogarse.

Además, no olvides que las drogas duras (aunque no lo parezca en nuestra sociedad tolerante) siguen siendo ilegales, por lo que la mayoría de los eventos manejan una política de tolerancia cero.

I love my ears

Una fiesta sin música es como una coca-cola sin gas. Pero quedarse sordo, o lo que es peor aún: terminar con un pitido crónico en los oídos, es un recuerdo que seguro que no te quieres llevar de una buena fiesta. Así que cuida bien tus oídos y ponte siempre tapones cuando el sonido supere los 80 dB (A). Los podrás adquirir en todos los eventos, bien sea en las máquinas automáticas, el mostrador de información o la caseta para la prevención auditiva.

Claro que quieres oír bien el bajo, pero colocarte justo delante del altavoz no es que sea un plan muy sensato. Ni siquiera con los tapones puestos.

Think for yourself, care about others

En un buen evento, todos formáis una unidad. El ambiente se crea gracias a la multitud y juntos compartís una experiencia especial. Por eso es importante que cuidéis los unos de los otros. No solo entre los amigos, sino también entre los otros fiesteros. Así todos podréis tener una buena fiesta.
No dejes nunca solos a tus amigos, sobre todo si sabes que han consumido algo. Es una buena idea que acordéis un punto donde os podáis encontrar si os perdéis.

¿Te has metido algo? Sé sincero y coméntalo. No intentes convencer a otros para que hagan lo mismo que tú y no dejes que otros te convenzan para meterte algo que tú no quieres. Es un rollo si algo así termina jorobándote la fiesta. Mantente en tus trece y escucha lo que sientes.

Siempre hay asistencia médica en una fiesta. No te cortes a la hora de acudir a Primeros Auxilios, aunque solo sea para buscar una tirita para tus ampollas. Intenta ser amable con el personal y no ocultes lo que has consumido. Los tienes ahí para ayudarte.
Y no lo olvides: si se sale juntos, hay que volver juntos. Así que acordad bien entre vosotros quién va a ser el que no bebe para poder conducir.

Pace yourself: Eat, sleep, rave.

No eres un robot. Así que aunque te gustaría seguir de fiesta hasta la eternidad, no lo vas a conseguir. Permítete repostar de vez en cuando. Cuando estás disfrutando de bailar, sientes que te gustaría que la fiesta nunca se acabara, pero dormir también es agradable y además necesario. Así que no te olvides de recuperar las horas de sueño perdidas para poder estar en forma en la siguiente fiesta. Date el placer de un buen desayuno. Te lo has ganado después de toda una noche de juerga.

Durante un evento así, pierdes bastante humedad, por lo que es muy importante beber mucha agua. Pero beber demasiada agua tampoco es bueno para tu cuerpo. Así que no bebas más de dos vasos o una botella pequeña por hora. Para de bailar de vez en cuando para comer algo. De ese modo mantendrás a buen nivel las sales y la energía y así podrás seguir de fiesta durante más tiempo.

Don't push your limits. Be responsible

Tu madre te quiere, así que cuídate. Piensa qué quieres hacer, a qué hora lo quieres hacer, cómo quieres llegar a casa, si quieres tomar algo o si no, y háblalo con tus amigos.

En el caso de las drogas y el alcohol lo que vale es: “menos es más”. Mejor una de menos que una de más. Esa de más, puede hacer justo que no te sientas bien y termine echando a perder tu fiesta. Eso sería una pena. Date cuenta también que si te pasas, al final también terminarás fastidiando la noche/día de la gente con la que te has ido de marcha.

Disfruta, vive, baila, haz locuras, pero siempre dentro de los límites entre los que te sientas bien y que tu cuerpo pueda soportar.

Be prepared for any type of weather

Bienvenido a Holanda: el país en el que puedes disfrutar de las cuatro estaciones en un mismo día. Tan pronto brilla un sol tropical, como una hora más tarde te cae un chaparrón de granizo con tormenta y todo. Así que entérate del pronóstico del tiempo antes de ir al festival y prepárate bien.

Ponte algo que no te dé ni mucho calor ni mucho frío. Lo mejor es que lleves diferentes capas de ropa que te las puedas ir quitando y poniendo con facilidad según sea necesario. No lleves ropa que sea muy cerrada; es importante que tu cuerpo pueda airearse bien para que no termines acalorado. No es que sea muy buena idea llevar una prenda en la cabeza. Puede que te proteja contra el sol, pero por otro lado, la cabeza se te calienta demasiado. ¡No te olvides de la crema protectora para el sol!

Cuando en un festival de varios días, entres en tu tienda de campaña, abrígate bien, con calcetines y un jersey. Porque cuando uno se echa a dormir con una copa de más, no se da cuenta si empieza a enfriarse. Si te abrigas bien, no te despertarás en mitad de la noche tiritando.

Take your time to chill

Claro que es un placer bailar y festejar sin parar, pero a veces tu cuerpo necesita refrescarse un poco. Sobre todo si estás dentro de una sala con mucha humedad y calor, puede que tu cuerpo no pueda librarse de su propio calor y humedad, por lo que puedes terminar sofocado. Así que de vez en cuando, tómate el tiempo para descansar.

Chill, la misma palabra lo dice: refréscate y para de bailar. Es el mejor modo de evitar el sofoco.     Incluso mejor que beber agua. Sal de vez en cuando a un lugar más fresco, por ejemplo a la zona del chill-out o en un festival al aire libre, un lugar a la sombra donde te puedas reponer, refrescarte y cargar las pilas.
¿No te sientes bien? No sigas bailando, busca un lugar tranquilo lejos de la multitud o acércate al puesto de Primeros Auxilios para que te aconsejen. Descansa de vez en cuando, así podrás aguantar más.

Always have safe sex

Ir de fiesta, además de bailar, también incluye el ligoteo y el flirteo. Y cuanto menos sobrios estamos, más guapa nos parece la gente. Así que tienes altas probabilidades de tener éxito y de que te puedas llevar al amor de tu vida -o de una noche- a tu casa o a tu tienda de campaña. Pero sería una pena si un par de semanas después te tienes que hacer las pruebas de alguna ETS porque quizás te han dejado un bonito recuerdo que no has pedido.

Así que: señores y señoras, no se olviden nunca de los condones. Deja bien claro cuáles son tus límites: si le gustas tanto a esa persona, respetará tus deseos. Y para los hombres: no te sientas un inútil por hacerlo con preservativo. Solo te estás asegurando de que nueve meses después no va a gatear por ahí una pequeña versión de ti mismo…
A esto se le llama disfrutar sin tener que arrepentirse después.

The First Aid Team is your friend.

¿No te sientes bien? ¿Te sientes indispuesto? O, ¿estás viendo que uno de tus amigos no está bien? No lo dudes, acude a la caseta de los Primeros Auxilios. Siempre están ahí para ayudarte. No pienses que te vas a meter en un lío solo por pedir ayuda a los Primeros Auxilios. Sé sincero y cuéntales lo que has tomado. Si no saben qué te has metido, no te pueden ayudar como necesitas. Cuéntales también a tus amigos lo que te has metido. Tomar drogas no está penalizado por la ley. No tendrá consecuencias penales ni para ti, ni para el que te acerque a la caseta de Primeros Auxilios.

Si no puedes encontrar los Primeros Auxilios, o si no consigues llegar hasta allí, siempre puedes pedirle a uno de seguridad u otro miembro del crew que manden llamar a alguien de Primeros Auxilios. Nunca dejes solo a alguien que no se siente bien.

Y, por supuesto, también puedes acercarte a la caseta de Primeros Auxilios para pedir un paracetamol, una tirita para esa ampolla enorme de tanto bailar o un vaso de agua para cuando no te sientas bien.
Todo lo que hables con ellos y lo que allí pase, quedará entre vosotros.

Sé amable con el personal de los Primeros Auxilios. Están ahí para ti, son tus amigos. Además, son profesionales. Confía en su trabajo y ten respeto por el hecho de que estos héroes están trabajando un montón para poder ayudaros.

Don't drink, drug and drive. You are a big risk for yourself and others.

Algunas cifras lamentables: en Holanda mueren en accidente de tráfico unas 250 personas y caen 3400 heridos al año debido al consumo de alcohol. Y 80 personas mueren en accidente de tráfico al año por el consumo de drogas. Sobre todo los jóvenes que toman una mezcla de drogas y alcohol tienen una alta probabilidad de morir en un accidente.
Cuando     bebes alcohol o tomas drogas, a menudo subestimas tu modo de conducción. Pero en realidad, eres un peligro para ti y para todos los otros usuarios de la carretera. Así que no lo hagas. Conducir habiendo consumido es un delito, por el que además puedes perder tu permiso de conducir.

Aún existe otro grave peligro para los conductores que a menudo se subestima: el cansancio. Lo único que puede solucionar el problema del cansancio después de una noche de juerga es dormir. Las bebidas energéticas y otros medios estimulantes no te pueden servir para volver a estar en forma.

En resumen, encárgate de llegar a casa de una forma segura. No te metas en el coche de alguien que no esté sobrio. Consigue un conductor, toma un taxi, métete en un hotel, llama a una amiga embarazada para que te venga a buscar o aún mejor: utiliza el transporte público. ¡Planifica bien de antemano tu viaje de vuelta! Si vas en coche, acordad quién va a ser el que no bebe y aseguraros de que lo hace. Y no le distraigáis mientras conduce. Así que las manos a la vista y a casa en buen estado.